top of page

Cinco técnicas efectivas para lidiar con el comportamiento difícil de los estudiantes

Como educador, tratar con estudiantes que se comportan mal puede ser desafiante y abrumador. Pero es una parte inevitable del trabajo. En este blog, discutiremos 5 técnicas que se pueden implementar para tratar con niños difíciles.


Refuerzo positivo: una técnica que se puede usar para manejar a los estudiantes con mal comportamiento es el refuerzo positivo. El refuerzo positivo implica recompensar el comportamiento positivo para fomentar su repetición. Cuando un estudiante con mal comportamiento muestra un buen comportamiento, es esencial reconocer y elogiar ese comportamiento. Este reconocimiento puede ser en forma de elogio verbal, una calcomanía u otras formas de recompensa. El refuerzo positivo puede ayudar a motivar a los estudiantes a repetir el buen comportamiento que condujo a la recompensa.


Consistencia: La consistencia es fundamental cuando se trata de estudiantes con mal comportamiento. Consistencia significa que el educador hace cumplir las mismas reglas y expectativas para todos los estudiantes. Cuando las reglas y expectativas no se hacen cumplir de manera consistente, los estudiantes pueden confundirse y el mal comportamiento puede continuar. La consistencia puede ayudar a establecer un sentido de estructura y estabilidad para los estudiantes.


Comunicación: La comunicación es otra técnica que se puede usar para manejar a los estudiantes con mal comportamiento. La comunicación implica comprometerse con el estudiante y tratar de comprender su perspectiva. Cuando un estudiante exhibe un mal comportamiento, es esencial comunicarse con el estudiante y tratar de identificar la causa raíz del comportamiento. La comunicación puede ayudar a generar confianza y establecer una relación positiva entre el estudiante y el educador.


Time-Out: El tiempo fuera es otra técnica que se puede utilizar para tratar con estudiantes que se comportan mal. El tiempo fuera implica sacar al estudiante de la situación que condujo al mal comportamiento. El tiempo fuera puede ayudar a calmar al estudiante y darle tiempo para reflexionar sobre su comportamiento. Es fundamental asegurarse de que el tiempo fuera se utilice como una herramienta positiva para ayudar al alumno a reflexionar sobre su comportamiento, y no como un castigo.


Mediación entre pares: La mediación entre pares es una técnica que implica involucrar a los estudiantes en la resolución de conflictos entre ellos. La mediación entre pares puede ayudar a desarrollar habilidades de resolución de conflictos, mejorar la comunicación y promover la empatía entre los estudiantes. Cuando los estudiantes se involucran en la resolución de conflictos, pueden aprender a ver las cosas desde diferentes perspectivas y comprender las consecuencias de sus acciones.


En conclusión, el manejo de estudiantes con mal comportamiento puede ser un desafío, pero con las técnicas correctas, se puede manejar de manera efectiva. El refuerzo positivo, la consistencia, la comunicación, el tiempo de espera y la mediación entre compañeros son técnicas que se pueden usar para tratar con niños difíciles. Como educadores, es fundamental recordar que cada estudiante es único y puede requerir técnicas diferentes. Con paciencia, persistencia y disposición para probar diferentes técnicas, los educadores pueden crear un ambiente de aprendizaje positivo para todos los estudiantes.




Referencias:

  • Sprick, R. S. (2011). CHAMPS: A Proactive and Positive Approach to Classroom Management. Pacific Northwest Publishing.

  • Wong, H. K., & Wong, R. T. (2018). The first days of school: How to be an effective teacher. Harry K. Wong Publications.



5 views0 comments

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Post: Blog2_Post
bottom of page